Recordar que desde el inicio de esta crisis sanitaria se ha estado insistiendo en que una de las ramas de la medicina con más riesgos es la odontología. Por este motivo los profesionales del sector bucodental se han tomado muy en serio las acciones concretas para garantizar cero contagios en las consultas.

El Consejo General de Dentistas ha publicado recientemente un protocolo de actuación para la detección precoz del coronavirus en la consulta dental. La clínica dental Cardona es una de las muchas que se han acogido a este protocolo, y además ha tomado precauciones extra, para que acudir al dentista en Zaragoza sea una experiencia segura para todos. Entre las medidas extra de esta clínica dental en Zaragoza, destacan aquellas que tienen lugar a la hora de realizar cirugías algo más invasivas que una simple revisión, un empaste o una limpieza. Se trata de un protocolo de triple seguridad aplicado en la realización de un implante dental en Zaragoza, que permite ofrecer una tranquilidad total tanto al paciente como al profesional que lo realiza.

En ese protocolo se establece la posibilidad de que sea el dentista quien prescriba la prueba de detección de COVID-19 debido, por una parte, a la proximidad con el paciente durante los tratamientos, que suele ser inferior a un metro, y por otra, a la relativa frecuencia con la que se realizan actividades clínicas que generan aerosoles, que como ya es sabido son uno de los canales de transmisión del coronavirus.

Recordar que existen un gran número de pacientes asintomáticos o con síntomas leves. Esto complica aún más las medidas de contención. Por ese motivo son muchas las clínicas dentales que no sólo han adoptado el protocolo del Consejo General de Dentistas, sino que lo han ampliado.

Aún así el protocolo establece unos objetivos centrados en la detección precoz de los casos sospechosos con infección activa por SARS-CoV-2 en pacientes que acuden a las clínicas dentales, y también entre sus contactos. Para ellos se ha establecido en primer lugar un triaje telefónico previo. En segundo lugar, las clínicas establecen las medidas de control necesarias para evitar nuevas infecciones.

Durante este confinamiento han sido muchas las personas que han tenido que posponer sus visitas al dentista. Con estos nuevos protocolos pueden retomar las riendas de su salud bucodental con total confianza, y además asesorarse de cómo puede afectarles la nueva situación en este sentido.