Chema es enfermero de emergencias sanitarias y creador de Salud Conectada, un portal que nació en 2012 para intentar poner orden en el ecosistema de la salud digital que empezaba a cocinarse. Además, será uno de los ponentes de la II edición del Congreso Transforma Tu Consulta, en el que se abordan los retos de la transformación digital en las consultas privadas.

Desde su punto de vista cuando comenzó a moverse con estos temas en la web, los profesionales de la salud no sabían muy bien qué era todo esto de la salud digital, pero piensa que “hoy día sigue habiendo un gran desconocimiento en este ámbito, aunque se haya avanzado”.

La adaptación es claveEste enfermero ha escrito varios libros que tiene en abierto (gratuitos) en su portal, uno de ellos se denomina ‘7 competencias clave hacia una salud digital’. En este aborda una serie de habilidades digitales fundamentales para que el profesional sanitario pueda adaptarse al nuevo contexto digital.

De esas competencias destaca la ‘visión innovadora’. Según él es de vital importancia “desplegar una visión innovadora, adaptarse. Se trata simplemente de saber qué está pasando en este ecosistema digital. Es decir, conocer cómo internet nos está transformando socialmente y cómo esta y otras tecnologías nos están llevando a una sociedad totalmente digital”.

Desde su experiencia como formador en estos temas indica que “cuando a un profesional le cuentas no solo cómo es este cambio digital, sino le muestras el panorama de la salud digital termina entendiendo cuál es el alcance que realmente tiene esto. A partir de ahí, empieza a entender cómo le puede beneficiar a él cómo profesional, ya que va a adquirir una serie de herramientas que le permitirán acceder a mejores contenidos y ver cómo las puede aplicar a su trabajo diario”.

Las barreras que impiden avanzarA pesar de que las nuevas tecnologías crecen a la velocidad de la luz, en el sector de la salud van a un ritmo más tranquilo. Hace unos años, uno de los impedimentos era la brecha de acceso, pero eso ya se ha disipado. “Hoy en día todos tenemos acceso a internet, creo que vamos hacia un estado de conexión permanente, por lo que esta barrera está prácticamente solucionada”, comenta Cepeda.

Sin embargo, apunta a que existen dos brechas todavía:

La brecha de utilización: Se refiere a que a veces los profesionales no saben utilizar correctamente las tecnologías. Se trata de la alfabetización digital, que “debería ser una asignatura obligatoria tanto en la universidad como en los colegios”.

La brecha de apropiación: Esta se refiere al conocimiento del uso de tecnologías en el ámbito cotidiano, pero a un desconocimiento de ese uso para aplicar las tecnologías al trabajo profesional. En la opinión de Chema: “Para poder saltar estas barreras es necesario tener una formación desde la base, que se empiecen a abordar todas estas competencias digitales de una forma reglada que además sean competencias transversales. También habría que abordarlas desde las organizaciones y desde la parte personal de los profesionales”.