Castro y González desea compartir su mayor tesoro y quiere llevar a cada casa la dehesa, donde montanera tras montanera, estación tras estación, la naturaleza se convierte en la gran aliada para crear los productos ibéricos únicos que elabora esta empresa familiar que desde 1910 es referente de tradición y calidad.

Se echa de menos salir, pasear por el campo, disfrutar de la naturaleza, sus sonidos… si se accede a www.castroygonzalez.es se pueden visitar los enclaves más singulares de las dehesas a través de una experiencia virtual interactiva.

En esta visita se puede conocer la Dehesa de Tejeda y la Dehesa de Montellano, dos de las extensiones de la familia en la que los protagonistas son los cochinos y su hábitat. Durante el itinerario el visitante descubrirá las singularidades de cada uno de estos excepcionales parajes gracias a los elementos interactivos que el visitante se irá encontrando. Además, podrá localizar los vales de hasta un 30% de descuento que se podrán canjear en la tienda on line.

El juegoEl juego que propone Castro y González empieza el 3 de abril en redes sociales y, en principio se desarrollará durante todo el mes. Se llama #LaDehesaEnCasa, y propone retos para descubrir regalos en forma de vales de descuento de hasta el 30% que se pueden encontrar en la dehesa virtual. Para participar sólo hay que acceder a la página de dehesa virtual en www.castroygonzalez.es. Ahí solo hay que elegir qué área quieres visitar y empezar a navegar y disfrutar de la dehesa y encontrar los vales descuento con los que adquirir productos de la casa en la tienda on line.

Sobre Castro y González. Castro y González es una firma productora de Jamón Ibérico de bellota, ubicada en la localidad salmantina de Guijuelo y con más de 100 años de tradición productora. Desde 1910 han pasado cuatro generaciones, que se han dedicado a la crianza y elaboración tradicional de cerdo ibérico de bellota, gracias a las dehesas que controlan que suman 30.000 ha. en Salamanca, Andalucía y en Extremadura donde pueden criar sus ejemplares de ibéricos de bellota, proporcionarles alimento, espacio suficiente y una curación totalmente natural y pausada en el tiempo para obtener piezas de insuperable calidad.