La escuela de diseño IED se ha comprometido en la iniciativa de apoyo a la producción de material sanitario para ayudar en la crisis del COVID 19, poniendo su FAB LAB (un laboratorio de fabricación donde cuentan con herramientas de producción y prototipado como impresoras 3D, cortadoras láser, etc.) en funcionamiento para producir material destinado a hospitales, residencias y colectivos que necesiten de mascarillas y pantallas sanitarias para trabajar.

Este edificio de 4 plantas, situado en el castizo barrio de Oporto en Madrid, es el centro de innovación de IED, y durante el curso ordinario está dedicado a que alumnos y expertos ideen, investiguen, articulen y prototipen modelos colaborativos y procesos que permitan actuar, a través del diseño, con otras áreas o disciplinas, generando procesos de innovación.

Su espacio modular de más de 4600m2 tiene la capacidad de adaptarse específicamente para cada nueva misión, y en este caso, ante la emergencia sanitaria que supone la actual pandemia de coronavirus, el centro se ha dedicado a la producción en cadena de material que pueda ofrecerse a hospitales, centros de salud, residencias de ancianos y fuerzas de seguridad del estado.

Reunir la materia prima para fabricarlo no ha sido tarea fácil: Un equipo de voluntarios del centro ha sido encargado de recolectar material, a la vez que dentro del edificio se ha seguido un estricto protocolo con el fin de preservar la salud de todos los implicados durante el proceso de producción. Los voluntarios que están en la cadena del montaje del FAB LAB del IED están protegidos con EPIs y cumplen con las normativas de separación y demás protocolos de seguridad marcados por las autoridades sanitarias. La cadena de custodia de los elementos producidos cumple también con las prescripciones sanitarias para asegurar de que el producto llegue en perfectas condiciones y sin peligro de contagio.

Actualmente el Fab Lab de IED está produciendo a pleno rendimiento tanto gafas estancas de protección sanitaria, así como pantallas faciales para todo aquél que las pueda necesitar: empleados de supermercados, residencias, transportistas, farmacéuticos, etc. Las gafas se han diseñado con el propósito de ofrecer un elevado grado de estanqueidad evitando que quien las porte reciba salpicaduras, minimizando así el riesgo de transmisión del coronavirus. No se empañan y su material es inalterable frente a la desinfección con variedad de productos químicos. El prototipo de gafas de IED ha sido además compartido con la comunidad maker con licencia de libre reproducción, siendo un diseño de gafas efectivo, con bajo coste de producción y con la posibilidad de fabricar en grandes cantidades.

Si algún hospital, residencia de ancianos, ayuntamiento, cuerpo de seguridad del estado u colectivo con exposición al virus está interesado en recibir este material puede contactar con el centro a través de: https://iedmadrid.com/noticias/empezamos-a-producir-gafas-y-pantallas-de-proteccion/